LOS POEMAS DE DAICHI: 81.— Sotei, el jardín de la transmisión.

  Como la transmisión venida del oeste está clara. Alta es la montaña Sohitsu y profunda la nieve caída. Después que el maestro y el monje salieron del lugar donde el brazo fue cortado, Los rayos del maravilloso creciente de luna ¿sobre qué casa caen?   Muchos poemas del maestro Daichi son expresados con forma de koan, como sucede con los poemas 81 a 125. El título de este poema, Sotei, evoca al nombre de la Vía: Dogo. Do es la Vía, go es nombre. En el momento de la primera ordenación en…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 80.- A mis queridos discípulos

  No os quedéis en la cima de la montaña de la soledad. Empujando el agua fangosa cerca del viejo embarcadero. El espíritu de compasión, lo más elevado, penetra los tres mundos. Debéis estar satisfechos de ser barqueros en el mar de los sufrimientos.   Es un kusen con forma de poema que Daichi dirige a sus discípulos y también es una enseñanza eterna del budismo. Cuando un estudiante se vuelve demasiado individualista, o demasiado espiritualista, o demasiado nihilista, pierde el camino. Cuidado, es muy fácil perderlo. La religión no es para uno…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 79.– A mis queridos viejos discípulos.

  La boca es como la de un hombre borracho. La mente es como el claro de luna en los cielos. Debéis encontrar la oportunidad de entrar en la calle sucia para tender la mano. Debéis convertiros en la luz de la Vía en la montaña de la ignorancia. Debéis convertiros en barqueros en el mar de los bonnos, las pasiones.   Durante zazen es importante regular la respiración. Primero observar, la inspiración natural, breve; la espiración sale de debajo del ombligo y al mismo tiempo que se expulsa el aire se hace…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 78.— Dedicado al maestro Tomei Enichi

  El color de la primavera de la familia soto resplandece ya con toda su intensidad. Como el camino a nuestra casa está obstruido por el musgo, es difícil para los visitantes llegar aquí. Sobre las ramas de las azaleas el canto del cuco se ha vuelto complicado.  En la noche profunda mis lágrimas solitarias resuenan en la montaña vacía.   Este poema está dedicado a un monje zen soto que vivía en un templo rinzai, Tomei Enichi (1272-1340). Me sorprendió un poco porque es el segundo amigo de Daichi que vive en…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 77.– A mi querida huésped de la ermita de la secta Konin.

El poema setenta y siete del maestro Daichi, es un poema de amor a Honshu,   Cabeza de nieve y cejas cortas, ya estoy demasiado viejo Así soy incapaz de reparar las ruinas de nuestro zen soto Todos los pinos y los robles están plantados en la montaña Así espero volver rápidamente utilizando prestada la casa de Shu.   De nuevo un poema un poco irónico. La casa de Shu tiene relación con la casa fabulosa del maestro Konin, el maestro del sexto patriarca. Se cuenta que Konin ya era muy mayor cuando…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 76. — La asamblea de los compañeros de la Vía.

  En una habitación quemando leña mojada para obtener un humo caliente. Cuando se encuentran no hay ni huésped ni invitado. Luego se separan en el puente de Daiji. No me digas que ya ha pasado la tercera primavera desde la muerte de Kangan   La asamblea de los compañeros de la Vía. Este poema tiene relación con la desaparición del maestro Kangan Giin, de quien Daichi recibió la ordenación cuando era niño. De muy pequeño Daichi entró en el monasterio, cuando todavía vivía el maestro Keizan; pero era muy mayor y Daichi…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 75.—Dojin ni. Al hombre que está buscando la Vía.

  Buscando profundamente el asiento bajo el bosque en la India, Todas las ambiciones personales ya han sido rechazadas. Hay esta piedra de zazen en la montaña, Si un visitante viene aquí, romperé la ramita de pino y quitaré el musgo verde de la piedra.   El mundo concreto y el mundo espiritual se enlazan, no están separados. Materia y espíritu no están separados ni interior ni exteriormente. La ramita de pino, representada en el rakusu, es el símbolo de la escuela soto zen. El asiento de zazen es la piedra en la…Leer [+]

LOS POEMAS DE DAICHI: 74.—Dedicado al Mariscal Gen.

  Deben contestar sin llamada a su encuentro directo La transmisión del monte Reisan no debe hacerse a la ligera. En la rama descendiente crecen más y más ramas nuevas. Sus hojas crecen en el jardín de los ancestros por la eternidad.     El Mariscal Gen fue un amigo de Daichi. Durante varios siglos en Japón se libró una guerra interna entre el emperador y los distintos señores feudales. En el 700 d.C. la capital era Nara, que a final de ese siglo se trasladó a Heian, hoy llamado Kyoto. En aquella…Leer [+]