Leonard Cohen: retrato de un monje zen

Leonard Cohen en el Mount Baldy Zen Center. Foto: Cordon.

Mediante un artículo muy bien documentado y extenso, nuestro compañero de la Sangha, el periodista y escritor Luis Landeira publica en la revista JotDown la experiencia de Leonard Cohen como monje zen.

Tras una gira musical que le dejó exhausto, en 1994 Leonard Cohen, que practicaba desde principios de los 70, decidió retirarse al monasterio zen del norte de Los Ángeles, el Mount Baldy Zen Center, del maestro Joshua Sasaki. A lo largo de dos años, el poeta y compositor participó como cualquier otro miembro de la Sangha, haciendo zazen y combinándolo con el samu: cortando verduras, arreglando la huerta o limpiando los baños.

El 9 de agosto de 1996 se ordenó monje zen, y fue el secretario y asistente de su maestro durante otros tres años.

El artículo es una magnífica exposición de cómo el zazen puede penetrar en la vida de una persona y como termina siendo un espacio para encontrar la paz y la espiritualidad, además de permitir o estimular la creatividad, pues poco después de dejar el templo, Cohen publicó un nuevo disco con 10 canciones y un libro de poemas, todo ello creado a lo largo de sus años de intensa práctica del Zen.

A lo largo del artículo, Landeira muestra el lado más espiritual de Leonard Cohen que supo combinar con sus raíces hebreas. Por medio de textos de otras tradiciones religiosas y de alocuciones de Dogen y otros maestros como Bárbara Kosen, el periodista nos muestra un panorama completo de la implicación profunda del poeta en la filosofía y modo de vida budistas del Zen, la Vía del Medio.

Artículo de Luis Landeira en la revista JotDown:

Leonard Cohen: retrato de un monje zen